¿LA MUERTE DEL ROCK?

No hace mucho me enteré de la muerte de Richard Wright, teclista de Pink Floyd. Triste noticia, no tan solo por la desaparición de una persona sino porqué me hace tomar consciencia del lento pero inexorable final de un mundo que ya, desde los 90 se dirige hacia su desaparición. Todo ésto me hace pensar en la dificultad de los intentos de reunificación: imposible ya en el caso de Pink Floyd; muy difícil en el caso de Génesis; Led Zeppelín y otros. Difícil en el caso de grupos y en el de los solistas: David Bowie parece que ya no le quedan muchas fuerzas para seguir adelante; Neil Young, complicado tras su operación, etc. etc.

Para más información, ayer me entero de la enfermedad con la que se enfrenta Ronnie James Dio. Le deseamos desde aquí una pronta recuperación. Aunque me temo que será difícil que al Señor del Metal le queden fuerzas para mantenerse activo encima de los escenarios.

Hay que tener en cuenta que la mayoría de grandes músicos que en los 70 y en los 80 nos deleitaron, han cruzado en su mayoría la frontera de los 60 años. A muchos de ellos ya no les quedan fuerzas para aguantar una gira. ¿Qué va a pasar en los próximos años? ¿Estamos ante la desaparición del Rock?

Es una triste situación en la que los amantes de este género nos encontramos. Todos aquellos que vibrábamos ante la nueva aparición de un vinilo o cd de Génesis, Emerson, Lake & Palmer, Deep Purple o otros, nos hallamos ante un panorama desolador.

Ante la falta de nuevas promesas musicales y artísticas, está claro que estamos en la puerta de los tiempos oscuros. El final del Imperio es una realidad. Esperemos que futuras generaciones puedan asistir a una Renaissance aunque temo que tendrá que pasar tiempo ante un nuevo fenómeno Woodstock.

1 comentario

Jordi Garcia Picoret dijo...

Hola Benet,

Primero de todo, felicidades por el Blog!! Estoy de acuerdo contigo que es difícil ver a antiguas bandas unidas de nuevo y que sería un lujo escuchar de nuevo a estos míticos grupos. Aunque en ocasiones se han unido grupos después de varios años y la verdad es que con más pena que glória. Hablo por ejemplo de Police que nos ofrecieron una gira de conciertos en los que, por lo menos a mi, defraudaron a sus seguidores. Estos revival parecen estar pensados para la cartera y no para el rock. Lo digo con pena ya que es una de mis bandas favoritas (todavía recuerdo la primera vez que vi a Sting en solitario en la monumental de Barcelona...).