NICK CAVE & THE BAD SEEDS - Abattoir Blues/The Lyre of Orpheus



Cada semana suelo hacer algún descubrimiento nuevo o recuperar algún disco que no escucho hace tiempo. En el caso del doble álbum de Nick Cave&The Bad Seeds, Abattoir Blues/The Lyre of Orpheus ha sido un redescubrimiento. Hace ya tiempo que lo escuché, pero es el tipo de álbum (no el único) que en su día no se dejó querer. Lo reconozco, cuando lo escuché por primera vez me costó entrar en él. Es un disco complicado, pero así como en The Boatman's Call o en No More Shall We Part el eclecticismo musical se me convirtió en algo más inaccesible. Pero cuando lo he recuperado esta semana, todo lo contrario ha sucedido. Se trata de un doble álbum genial, buenísimo que aunque no llegue a la altura de los dos anteriores que he comentado, merece una recomendación sincera por mi parte. Poco a poco voy entrando en el oscuro mundo de este poeta australiano y poco a poco me voy enamorando de su música oscura, tenebrosa, deprimente pero al final bella y atractiva. En este decimotercero disco su voz me sigue seduciendo tanto en el más ecléctico Abattoir Blues como en el más relajado The Lyre of Orpheus. Ámbos son geniales aunque diferentes; Abattoir es algo más rockero y con alguna influencia más post-punk con maravillas como There She Goes, My Beautiful World, una canción con unos coros para ponerte los pelos de punta o Nature Boy, otra preciosidad con una letra tan bella como complicada, pero ¿no es complicado el universo de Nick Cave?
Complicada como Fable of the Brown Ape, que aún hoy después de escucharla un montón de veces, me intriga de manera sobrenatural la letra.
El otro disco, The Lyre of Orpheus es algo más relajado y, personalmente me gusta algo más. Canciones como Babe, You Turn Me On o Easy Money son fantásticas. Por mi parte seguiré escuchando este doble álbum ya que considero imposible disfrutarlo con  una o con dos escuchas, es un álbum que hay que ir digiriéndolo lentamente y, a ser posible, con el libreto de letras delante, sin prisas.
Otro punto importante y que afecta al sonido es el cambio de algunos Bad Seeds como el batería Jim Sclavunos (en Abattoir Blues).
Un álbum totalmente recomendable que sigue en la línea de los anteriores, pero que aún sin llegar a la altura de sus grandes obras su escucha es totalmente aconsejable.

5 comentarios

Gonzalo Aróstegui Lasarte dijo...

Un doblete espectacular, para mí si que está a la altura de los mejor de Cave. Temas como "There She Goes, My Beautiful World" o "Carry Me" me emocionan profundamente.

Saludos, Benet.

nikochan dijo...

Discazo, discazo, discazo.

TSI-NA-PAH dijo...

Este disco es simplemente BRUTAL!

Un abrazo

Milán dijo...

Fantástico blog, ya os tengo agregados. Yo os espero en nylonyacero.blogspot.com

Saludos ;)

Benet García dijo...

Gonzalo Aróstegui Lasarte: There She Goes, My Beatiful World es sencillamente impresionante.

nikochan: Es un 'discazo' que descubrí este año. Este australiano me asombra continuamente.

TSI-NA-PAH: Es brutal aunque me gustan algo más The Boatman's y No More Shall..., pero es que este par se salen.


Milán: Gracias, te agrego también.