MI PRIMER CONCIERTO

JETHRO TULL



Era el 1 de septiembre de 1982. Tres adolescentes cogíamos el tren para recorrer unos 50 kms. hacia Barcelona con la emoción propia de poder ver a uno de los grupos que más admirabas. En aquellos años, uno no estaba habituado a moverse de noche en una ciudad tan grande y más, con el agravante de tener que esperar al primer tren de madrugada para volver a casa. El hecho es que la experiencia me marcó profundamente. Aquel año no era el mejor para Jethro Tull. Acababan de editar The Broadsword and the Beast que, aunque siendo superior al mediocre A, no era ni mucho menos como sus obras de la década anterior. Era el inicio de su decadencia, pero aún con todo, el grupo estuvo a una altura genial. Todavía hoy recuerdo la entrada en escena de Ian Anderson, corriendo y saltando sin parar. Sencillamente impresionante. 
Pero, es que además los teloneros eran nada más ni menos que Camel. Otra banda que dejaba atrás sus grandes momentos pero, ¿es que alguien se imagina poder ver hoy en día juntos a estos dos grupos?
Geniales unos y otros, sobretodo Jethro Tull. Y es que aquel show de la Monumental de Barcelona fue mi primer concierto y, eso queda para siempre.

7 comentarios

David González dijo...

Genial bautismo de fuego. Enhorabuena. Yo en el 82 sólo escuchaba a los payasos de la tele.

The King Hanrrajan and de Calabreses dijo...


Hola Benet y compañía

Inolvidable,inolvidable pero inolvidable.Has resumido a la perfección lo que sentíamos y el ambiente que respirabamos aquella noche.Tengo un recuerdo tan genial que ya casi no me acuerdo de el camino de vuelta a la estación.

Un saludo

eric waits dijo...

Joder eso es empezar bien. Yo, como mucho en este pais me bautice un año despues con Miguel Rios, Leño y Luz ...

ROCKLAND dijo...

Uh, no está nada mal para empezar esta maravillosa aventura del directo.

Feliz año!

saludos.

Blue Monday dijo...

Vaya pedazo de primer concierto. Como para no olvidarle jamás.
Abrazos y feliz año para ti y los tuyos.

Fructus dijo...

Yo ya escuchaba a JT y desde luego el Mirage de Camel empezaba a licuarse lentamente por mi adn, pero he de confesar -sin ningun menoscabo para ellos- que mi primer concierto en directo fue el de La Orquesta Mondragon: Hola mi amor, soy yo tu lobo.... popotxo y aquellas voces negras envueltas en aquellos majestuosos y bellisimos cuerpazos negros. No era Woodstock, desde luego, pero hubo barro hasta decir basta en aquel campo de fumbol de Garellano.
El mío fue genial, pero evidentemente te envidio esa entrada-fetiche.

Benet Rockfloyd dijo...

Gracias a todos por comentar.

Feliz año.