NEIL YOUNG - PSYCHEDELIC PILL. CRÍTICA DEL DISCO


www.rockfloyd.com



Llego tarde, pero al final, lo consigo. No hace ni quince días que he escuchado este disco y no me puedo desprender de él. Inenarrable experiencia, sin duda. Lo primero, tío Neil nos devuelve a sus mejores tiempos, consigue hacerme viajar hasta Zuma; me devuelve a los largos y épicos momentos de Time Fades Away con sus guitarras distorsionadas. Psychedelic Pill nos devuelve lo mejor de Crazy Horse. Guitarras desbocadas pero con la característica distorsión controlada que solo Neil Young sabe dominar. Heredero de Jimi Hendrix, Neil domina la guitarra con un sonido sucio pero con un sentimiento que consigue no dejarte indiferente. La distorsión se utiliza para arrancar un sentimiento profundo y muy evocador. 
Si Fork in the Road me gustó, Psychedelic Pill me gusta aún más con sus largas y épicas piezas que, como he dicho anteriormente, me devuelven a 1973 con aquel gran Time Fades Away. Driftin' Back con sus más de 25 minutos de duración es de lo mejorcito del doble álbum. En ningún momento se hace pesada por más que dure. Es sentimiento puro pasado por el tamiz de los Crazy Horse lo que da por resultado una experiencia única. La canción que da nombre al disco quizás sea lo que menos me guste de este primer álbum pero la tercera pieza, Ramada Inn consigue dejarme K.O. con su aroma de Big Time de aquel formidable Broken Arrow. Con Born In Ontario, dejamos el primer disco con un sonido más country y dulce. 
Acabamos y pinchamos el segundo disco. ¡Ufffffffffffff.....!!!!! el caballo loco sigue cabalgando con un Twisted Road, una pieza de aroma folk que nos prepara para un momento sublime (al menos para mí) con She's Always Dancing. Esta segunda pieza me hace viajar a lo mejor de Neil Young, a los tiempos de American Stars' and Bars o de Comes a Time. For The Love of Man es la que menos me gusta, pero sobre gustos..., y para finalizar, el plato fuerte del álbum, Walk Like a Giant. Sin palabras, escuchadla y me diréis.

Para un servidor, Psychedelic Pill es una vuelta a los mejores momentos de Neil Young y Crazy Horse. Una vuelta a los sonidos del pasado, me ha hecho viajar al pasado. Una maravilla.

4 comentarios

Gonzalo dijo...

Lo de Neil es inexplicable. Tener una trayectoria tan larga, llena de discos maravillosos, sin perder su actitud, sin dejar de sorprender nunca. Es un caso único. Americana y Pshychedelic Pill son unos discos asombrosos por todo, unas grabaciones que seguramente me maravillaran para toda la vida como Ragged Glory, Weld, Rust Never Sleeps, Harvest, etc, etc.

José Ramón dijo...

Deje de escuchar a Neil Young a partir de Greendale que lo vendieron como un grandísimo disco y a mi me pareció aburrido y repetitivo. El hecho de que saque tantos discos me da que pensar. ¿debería pensarselo más y sacar algo con calidad? Este disco que comentas lo veo en las tiendas pero no me atrevo. Te hice caso con Elton John & Leon Rusell y ha sido una gran experiencia. Trataré de escuchar a Neil a ver que pasa.

javierfuzzy.blogspot.com dijo...

"Psichedelic Pills", música para los nuevos indígenas, aquellos como nosotros que compaginan la dureza urbana con el ansia campestre del siglo XXI. Neil recupera su naturaleza indomable, después de la aventura de "Americana", covers para completistas y, aun así, de altísimo grado adictivo. Un gran, gran disco.
Saludos,
JdG

Benet dijo...

Gonzalo Ramos: Me falta todavía Americana. Espero poder escucharlo pronto.

José Ramón: Dime tu opinión cuando lo hayas escuchado.

Javier de Gregorio: Ciertamente un gran disco y, como bien dices, 'recupera su naturaleza indomable'.