CRÓNICA DEL CONCIERTO DE STEVEN WILSON EN BARCELONA (17/09/2015)

STEVEN WILSON






















Pues sí señores, ayer ¡por fin! pude ver a Steven Wilson en la sala Barts de Barcelona. Supongo que los que estuvisteis allí estaréis de acuerdo conmigo: el concierto fue sublime, musicalmente y visualmente. La experiencia de ver a este músico con una banda de primer orden es realmente fascinante y difícil de olvidar. Y es que Steven dio un concierto que no se te puede borrar de la memoria así como así. Hubieron momentos de auténtica alucinación por parte de un servidor.
No era ningún secreto que la mayoría de las piezas correspondían a su último trabajo, Hand.Cannot.Erase, cuarto álbum de su discografía en solitario. 

























Magnífico trabajo en línea de sus tres anteriores aunque tengo que reconocer que tengo una especial devoción por su anterior The Raven That Refused To Sing, pero este último logra mantener el nivel de los tres anteriores (lo de The Raven es cuestión de gusto personal).
Bueno, a lo que vamos, el concierto empezó a las 20:30 puntual y creo recordar que duró más de dos horas aunque mi estado de alucinación desdibujó mi noción del tiempo. Canción tras canción la banda fue imprimiéndoles una fuerza que mejoraba a las mismas piezas del álbum en estudio.
Fuerza que imprimió una banda más hard-oriented que la que grabó el disco en estudio, más jazzística. Me encantó este line-up del cual es difícil destacar a uno sobre otro aunque personalmente me llama la atención del guitarrista David Kilminster (¿os acordáis de la gira de The Wall, de Roger Waters?). Para haceros una idea de cómo se las gasta este hombre ahí va este vídeo.










El concierto fue discurriendo entre las canciones de su último trabajo, alguna que otra sorpresa como una pieza que inédita que no fue incluida en el mismo, canciones de su etapa con Porcupine Tree como la metalera Open Car y, finalmente, ya para acabar el concierto, la canción que da título al álbum The Raven That Refused To Sing.




Pero lejos queda mi intención de citar y comentar todo el track-list del concierto. Lo verdaderamente importante para quién va a ver a este genio es disfrutar de su mundo de emociones. Pocos son tan capaces de transmitir y evocar como Steven Wilson. Y es que, cuando acabó el concierto, me dí cuenta de que el Prog no está acabado ya que Steven Wilson se encarga de mantenerlo muy vivo.





2 comentarios

The King Hanrrajan and The Calabreses dijo...


Hola Benet y compañia,

Mi retina, mi cerebro y mi corazon nunca agradeceran bastante lo que recibieron en ese concierto.



Un saludo

Benet Rockfloyd dijo...

The King Hanrrajan... Me alegro. Lo pasamos en grande en el concierto. Fue una experiencia única.