LOS IMPRESCINDIBLES DEL ROCK PROGRESIVO (IV): EMERSON, LAKE & PALMER 'BRAIN SALAD SURGERY' (1973) - EL CÉNIT DEL ROCK SINFÓNICO


Si alguien tenía la duda acerca del término Rock Sinfónico, creo que puedo solucionarlo. Muchos hemos aplicado este apelativo incluso a obras de Rock Progresivo que no tienen nada de sinfónico, pero el disco que comentamos hoy sí que entra de lleno en dicho ámbito. Fugas, Tocatas, Suites, Opus, y otros términos que se reconocen más propios de la Música Clásica son ampliamente utilizados por este trío.



No es la única banda con influencias de dicho universo ya que el primer álbum de The Moody Blues o, incluso la tendencia de grupos como Deep Purple (arrastrados en este caso por John Lord) a incluir grandes orquestas en algunos de sus álbumes, hace que no sea tan sólo E,L & P los únicos que merezcan el apelativo de banda de Rock Sinfónico. Pero lo que los hace diferentes al resto es que consiguen interpretar grandes obras de músicos como Alberto Ginastera, Aaron Copland o Mussorgsky sin necesidad alguna de orquesta.


Centrándonos en Brain Salad Surgery, posiblemente su obra cumbre, aunque este honor se comparte mucho con Tarkus, diría que es la quintaesencia del Rock Sinfónico a parte de ser una obra maestra del Rock, por ello lo he incluído en esta serie.
Brain Salad Surgery es el quinto álbum de Emerson, Lake & Palmer, grabado en 1973 y cuando llevaban tres genialidades como su primer álbum, Tarkus, Trilogy y su directo Pictures at an Exhibition. Pero Brain Salad Surgery pienso personalmente que es su mejor álbum. Un disco indispensable para todo amante del Rock Progresivo o del Rock en general. Karn Evil 9, una pieza dividida en cuatro partes y que llega a una duración de casi media hora es algo inenarrable y Tocata, adaptación de una pieza del compositor Alberto Ginastera, una experiencia alucinante.



Esta obra de 1973 debe formar parte de toda colección discográfica aún de todos aquellos que no gozan excesivamente con el Rock Progresivo ya que Brain Salad Surgery es tan sublime que dudo que pueda defraudar a alguien. El dominio instrumental de Keith Emerson seguro que hará disfrutar a más de uno al escuchar Karn Evil 9. Si alguien se preguntó el porque Keith compartía trono con Rick Wakeman, que escuche el disco y descubrirá la respuesta.


Totalmente imprescindible.




12 comentarios

lennon dijo...

Así es, amigo Benet.
Brain Salad Surgery es la perfecta síntesis de la propuesta de ELP.
Quizás porque la experiencia de la audición es más frecuente que la de presenciar las performances de las bandas, nos lleva a olvidar aspectos que, de todos modos, están implícitos en la música. Es muy cierto que la influencia de la música académica [mal llamada clásica] es una nota clarísima en este disco y en toda la trayectoria de ELP. Es también claro que la matriz de la que provienen los músicos es el Rock en su fase evolutiva que globalmente se llamó Art Rock y que se nutre de variadas raíces, entre ellas la psicodelia, el blues rock, las músicas étnicas, etc. y que demuestra una clara vocación hacia la fusión.
Pero debiéramos recordar también cuán importante ha sido, no solo en ELP, sino también en otras bandas el aspecto escénico. La teatralización de Genesis, la experimentación lumínico - sonora del primer Pink Floyd y la contundencia escénica de su etapa posterior, el despliegue escenográfico de Yes, el desborde de puesta en escena de Wakeman [El Rey Arturo sobre hielo, por ejemplo], etc. En ELP funciona otro aspecto teatral - escénico, ligado a la performance individual de los músicos y sus destrezas musicales que lo emparenta con la escena del vodevil o del grand guignol. Y sin llegar al grotesque de un Alice Cooper o al clima paródico y burlesco de Zappa & The Mothers, la música de ELP pone la nota en esas válvulas de escape al empaque serio y circunspecto que la convención le atribuye a la música académica, a la cual para no mal llamarla clásica, algunos la han bautizado como música "seria". El asesinato en escena mediante apuñalamiento del maltrecho teclado de Emerson y la lucha corporal que entabla con el mismo, el desborde enérgico de Palmer al tiempo que desnuda su torso en un aplastante solo de percusión, los escapes que se hacen en algunos temas hacia la parodia, con teclados propios de Saloon del oeste [Benny The Bouncer] o con humoradas [Are You Ready Eddie?], etc., son muestras de esos escapes.
La larga composición Karn Evil 9 refleja todo eso: desde las atmósferas cargadas que habla de días fríos y neblinosos, de luchas entre máquinas y hombres, hasta la metáfora del "show that never ends", con estilo de presentación circense o vodevilesca. Luego la preciosa joya de la adaptación del Cuarto Movimiento del Primer Concierto para Piano de Alberto Ginastera [1961] que el propio Ginastera elogiara. El intermedio jocoso de Benny The Bouncer y acústico con la balada lakeana Still... You Turn Me On, digna heredera de From The Beginning del álbum Trilogy.
Y el toque de solemnidad con la resignificación de una pieza de larga tradición en Inglaterra: el himno religioso Jerusalem. Basada en los textos del poeta decimonónico William Blake y en su forma musical original de himno compuesto por Hubert Parry, ELP aportan todo el sinfonismo de que es capaz un trío y lo convierten en un himno progresivo sinfónico. No por el contenido literal de las palabras, sino por el arsenal instrumental y la construcción de la textura sonora. Y tengamos en cuenta que tenía que confrontarse con pesadas tradiciones de congregaciones religiosas que lo cantaban en todos los oficios y hasta haber sido un himno informal del Partido Laborista Inglés.

El idilio de ELP con la música académica es muy largo y está presente en todos sus discos. Sin embargo, su música no es académica, sí su formación musical o su perfeccionamiento, pero no el ámbito en el cual vuelcan sus creaciones y adaptaciones. Y el humor que suelen aportar como un hilo de fondo en su música, demuestra que no son músicos "serios", aunque su música sí demuestre que son músicos "en serio".

Gran imprescindible.

Un saludo desde Uruguay
lennon

antonilópez dijo...

Después de la gran lección recibida por lennon,poco voy a aportar, sólo quiero decir que "Brain salad surgery" es un excelente álbum, pero mi favorito de los ELP es "Trilogy".

Buen post, saludos.

Dr. Quatermass dijo...

En este caso discrepamos compañero, y es que no me gusta ELP al mismo nivel que Genesis o King Crimson o Yes... Cuando me gustan son insuperables, como la primera cara de Tarkus, pero tienen unos álbumes tan irregulares... A mi el mega-solo de piano me aburre y me corta el rollo en Brian Salad cuyos diez primeros minutos son tremendos, eso sí.

ariel-conlaluna dijo...

No escucho a ELP con la misma frecuencia que a Genesis, Yes o King Crimson, ni el trío me lleva a los estados gozosos que las bandas mencionadas, cuando los escucho, no tengo objeciones y sus discos (sobre todo Tarkus) me gustan, pero no me emocionan ni me crean adicción y creo que es porque la mayoría de sus discos me suenan con poca unidad, y eso parece que, en el progresivo, siempre le da un "plus" a las obras: unidad y coherencia, signifiquen lo que signifiquen.

Unknown dijo...

Coincido contigo no tiene que haber instrumentos pertenecientes a una orquesta para considerarlo Rock Sinfonico, aunque para mi los mejores albums de ELP son Tarkus y Trilogy, se me hacen mas intimos que este, en mi opinion excede en cuanto a virtuosidad aun asi es un muy buen album sin duda alguna, yo me quedo con Keith Emerson en cuanto a tecladistas del Progresivo, hablando de Rock Progresivo checa la entrada de mi nuevo blog, ahora en Wordpress:

http://rockism2012.wordpress.com/2012/03/15/jueves-progresivo-1/

saludos!

lennon dijo...

Amigo Benet:
Un detalle que sé que te interesa y que debes saber, pero no por ello debemos soslayarlo, es la autoría de la magnífica cubierta de Brain Salad Surgery. Las imágenes se deben al artista suizo H. G. Geiger, muy conocido actualmente, y en especial por haber sido quien diseñó todo lo relativo al monstruo Alien, el de las películas de Sigourney Weaver. Pero también intervino en infinidad de otros proyectos de pintura y diseño de tapas de discos [Walpurgis, Korn, etc.] Un dato interesante es que las pinturas originales para Brain Salad Surgery están desaparecidas y por ellas se ofrece una recompensa de 10.000 dólares, todo lo cual puede verse en la website oficial de Geiger [http://www.hrgiger.com/frame.htm]
Por más información de este artista, hoy reconocido, pero entonces poco conocido, los remito a su website http://www.hrgiger.com/

Que lo disfruten
Saludos desde Uruguay
lennon

lennon dijo...

Corrección: el nombre es H R Geiger
[error de tipeo]

Benet dijo...

lennon: excelente y genial comentario. Nos has aportado una valiosa información.

antonilópez: Trilogy me gusta un poco menos, pero es genial.

Dr.Quatermass: Yo también prefiero KC, Yes o Genesis, pero E,L&P aportaron un sonido y una manera de concebir la música totalmente revolucionaria. La comunión con el mundo clásico dio unas excelentes obras.

Ariel: Te digo lo mismo que a Dr.Quatermass, yo prefiero otras bandas progresivas pero del corpus de este trío me quedo con Brian... Hay otros que no me llegan mucho, la verdad.

Miguel Hdz.: Tengo problemas con tu blog. No me deja entrar comentarios. Me dice que tengo que chequear 'no-se-qué'. Hay alguna incompatibilidad con Wordpress.

lennon: Conozco la obra de este diseñador y artista. Interesante.

Unknown dijo...

No entiendo que sea, vere que puedo hacer!

vangelisideras dijo...

Este álbum más el primero son mis favoritos. Imprescindibles donde los hayan. Y still you turn me on un monumento al buen gusto, exquisita balada y Lake está imperial.

vangelisideras dijo...

Este álbum más el primero son mis favoritos. Imprescindibles donde los hayan. Y still you turn me on un monumento al buen gusto, exquisita balada y Lake está imperial.

JUAN CARLOS RUSTARAZO dijo...

Toda una borrachera sinfónica que deja patente con quien estabamos tratando. Keith Emerson, un monstruo que se ha ido y que no volverá a haber otro como él. Nadie que sea fan del rock progresivo sinfónico puede pasar por alto este trabajo.
Muchos dicen que les cansa tanto despliegue de teclados por encima de todo, pero con este disco no hay excusa ninguna, dado el nivel altísimo de las composiciones. Una obra de arte.