LOS IMPRESCINDIBLES DEL ROCK PROGRESIVO (LXXI): EMERSON, LAKE & PALMER 'EMERSON, LAKE & PALMER'

EMERSON, LAKE & PALMER

www.rockfloyd.com



Juntar a tres de los mejores talentos musicales y aguantar tantos años es algo épico, pero arrancar en 1970 con una obra como esta, ya es algo inenarrable. Sobre la obra de E, L & P he tenido ya muchas discusiones con amigos y seguidores del trío con los que he encontrado de todo: para la mayoría, Tarkus es el mejor; para otros, Brain Salad Surgery; otros menos, su primera obra. Yo siempre me he contado con los del grupo de Brain pero su primer álbum, considero, es de obligada escucha. Sin tener la homogeneidad de Tarkus, se trata de uno de los mejores álbumes debut de la historia del Rock y, sobre todo del Rock Progresivo. 

Estamos en 1970 y nos encontramos en un momento en que el Rock Prog está entrando en su mejor época. De hecho, a pesar de renacimientos posteriores, nunca se ha vivido una época como aquella: King Crimson acababa de sacar su opera prima, In the Court of Crimson King, y en el cual contaba con Greg Lake entre sus filas; The Nice, grupo al que pertenecía Keith Emerson, nos dejaba un excelente legado musical; Atomic Rooster, grupo del que provenía Carl Palmer también estaba en pleno apogeo... Todo ello sin contar con lo que estaban haciendo por aquellos años, grupos como Genesis, Yes... 

Otras influencias aparte, fue The Nice quien más dejó estela en la nueva banda junto a los clásicos modernos. Pero la influencia de la música clásica sería muy diferente a cómo lo hizo  The Moody Blues, por poner un ejemplo. Keith Emerson utilizaría tanto a los clásicos modernos como Béla Bartok o Aaron Copland como a otros, Johan Sebastian Bach, Musorgsky, etc. con una originalidad como pocos y con una teatralidad en su interpretación en escena, única. 

Recuerdo hace ya muchos años, participar en la pugna Wakeman-Emerson. Había partidarios de uno y de otro en mi círculo de conocidos. Y es que realmente eran los dos quienes se llevaban la palma en esto del Prog aunque siempre era Keith quien se llevaba la palma de la teatralidad (teniendo en cuenta las tremendas vestimentas de Wakeman).
Volviendo al álbum que comentamos hoy, diré que me da la impresión de que no se le ha dado el caso que otros, como Tarkus han recibido. Reconozco que no tiene esa homogeneidad y que Tarkus es el álbum-marca del trío pero, prestemos atención a su obra primera. Se trata de algo monumental. Partiendo de la base de que inaugura un tratamiento totalmente original en cuanto a concepto musical y a la interpretación (espectaculares como pocos). Es un disco que requiere una escucha totalmente obligada ya por representar el nacimiento de una nueva manera de hacer ya por tener el nivel musical que tiene.

Con más influencias musicales que Tarkus ya que contiene más elementos de jazz, Emerson, Lake & Palmer contiene una de las piezas más bellas del Rock dificilmente clasificable, Take a Pebble, pieza que inevitablemente siempre he comparado con Epitaph de King Crimson y con la que ha compite por su belleza.

Que la pieza inicial sea una adaptación de otra de Béla Bartock ya es significativo y nos basta para irnos haciendo a la idea de lo que seguirá. Take a Pebble nos descoloca un poco pero luego, el disco sigue por los caminos barrocos que Keith Emerson nos irá acostumbrando para alcanzar su cénit en la suite titulada The Three Fates. Al final, The Lucky Man, da la nota más comercial al asunto que, aunque famosa, está lejos de ser lo mejor del disco.
Si alguien me pidiera quedarme con un momento de esta obra, sin duda eligiría Take a Pebble. Cuestión de gustos. Esta pieza ya me basta para considerar a este disco como imprescindible.


9 comentarios

José Ramón dijo...

Comenze el año escolar comprando y escuchando la reedición de este disco con la remezcla de steve Wilson y lo termino con este artículo. Curioso. Para mi tambien es un disco mágico pero puestos a elegir me quedo con Trilogy que fue el primero que apareció por mi casa cuando era adolescente.

José Ramón dijo...

Estoy enganchadísimo a tu blog. Enhorabuena

Anónimo dijo...

Muy buen reseña, un poco más larga (no mucho) que lo que normalmente se lee en el blog, pero me parece que es la extensión adecuada para reseñar un disco, ojalá sigan ese camino.

Por lo demás, un excelente disco debut, mencionar la pieza TANK donde Carl Palmer daba muestra de su maestría en la bataca.

Saludos!

javierfuzzy.blogspot.com dijo...

Un grandísimo disco sin duda. Prefiero quizás el "Trilogy" y el "Tarkus", pero éste "ELP" no desmerece en absoluto. Y me siguen sonando frescos...
Saludos,
JdG

Benet dijo...

José Ramon: Trilogy también tendrá su espacio aquí.

Muchas gracias por seguir este blog.

Anónimo: La tendencia será esta. Mantendremos esta extensión. Más largo podría llegar a cansar.

Javier de Gregorio: No te olvides de Brain Salad. Impresionante.



Unknown dijo...

Pues yo no soy ni de este, ni del Tarkus ni del Brian, si no del Trilogy, sin embargo reconozco la majestuosidad de este álbum como bien señalas el Rock Progresivo estaba en una muy buena época y fue muy buen momento para que ELP se lanzara con su debut, Tank también es uno de los mejores temas del disco y de mis favoritos, yo apuntaría por Emerson mas que por Wakeman en cuanto a virtuosidad sin embargo tolero mas a Wakeman por mas tiempo, aunque si nos metemos en terreno existen otros muchos tecladistas del Prog también bastante buenos, en fin, te vengo a invitar de vuelta a la reapertura de Rockism, regreso a Blogger después de casi 2 años de ausencia, estaré visitándote de nuevo con frecuencia

Saludos desde México

Rich Gab dijo...

Este fue el primer disco que llego a mis manos de ELP, lo pedi al circulo de lectores con una portada distinta. Me alucino en la primera escucha y me sigue alucinando, el tema "Take a Pebble" es de los mejores, sino el mejor del trio. Muy buenos los articulos

Benet dijo...

Rich Gab: Ciertamente, Take a Pebble es de lo mejor.
Me alegra que te gusten los artículos de Rockfloyd. Muchas gracias.

JUAN CARLOS RUSTARAZO dijo...

Una obra que se puede comparar en su impacto y grandeza al "In the court of King Crimson". Rompedora en aquel año 1970. Aunque Emerson ya venía avisando con The Nice.