LOS IMPRESCINDIBLES DEL ROCK PROGRESIVO (LXXIV): KLAUS SCHULZE 'TIMEWIND'

KLAUS SCHULZE-KRAUTROCK-ESCUELA DE BERLIN-ROCK ESPACIAL-MUSICA ELECTRONICA

www.rockfloyd.com


Para los seguidores de Tangerine Dream o de la música progresiva alemana de los 70, este músico no les sonará desconocido pero, posiblemente sí lo sea para muchos.
En lo tocante al Rock Progresivo alemán hay que hacer un apartado propio. Y es que el maremagnum musical y, por extensión, cultural que desarrollaron los germanos a finales de los 60 y en gran parte de los 70, tiene tanta personalidad que habría que crear un capítulo sólo para este apartado.


Klaus Schulze desarrolla un corpus musical que se ha englobado bajo diferentes términos como: música electrónica, ambient, new age..., términos que personalmente no me gusta utilizar. Proveniente de grupos como Tangerine Dream o Ash Ra Tempel, la música de este berlinés me encaja más en calificativos como Rock Espacial o lo que se conoce como la Escuela de Berlín. Vamos a detenernos un poco en estos términos, sobre todo el segundo. Teniendo en cuenta las influencias de la Psicodelia, sobre todo en sus primeros momentos, podemos hablar de Rock Espacial en un primer estadio, pero la música de Klaus Schulze entra de lleno en el terreno de bandas como Tangerine Dream, en la que militó en sus orígenes y en el que la influencia de la electrónica en la música hace que se pueda hablar del estilo que influyó a grupos como Ash Ra Tempel o a los citados Tangerine. Se ha hablado de Krautrock también para calificar, al menos los orígenes de Klaus Schulze, pero su música no me recuerda para nada a la que hacían por aquellos años grupos como Can o Neu!, con ritmos de percusión mucho más marcados.



En lo tocante al disco que hoy comentamos, Timewind, para el que escribe supone su obra cumbre. Grabado en 1975, es el quinto trabajo del músico alemán en solitario ya que tiene un álbum junto a Tangerine Dream.
Timewind es un homenaje a Richard Wagner y, como no podía ser de otra manera, el disco destila aroma germano por los cuatro costados. Timewind es uno de los discos más evocativos que jamás he escuchado y que recomiendo tener en vinilo, sobre todo por la impresionante portada. Escuchar esta tremenda obra musical teniendo en las manos la portada del mismo es una experiencia única. La aportación dramática que consigue Klaus Schulze con todo tipo de secuenciadores, sintetizadores y demás tecnología aplicada al mundo musical es enorme.



Con todo elenco de teclados y electrónica, Klaus Schulze consigue un poder evocador como nadie. La portada con tres seres fantasmagóricos danzando detrás de una calavera y ante un paisaje desolador ya resulta aproximativo a lo que nos vamos a encontrar dentro. El caso es que escuchando este disco me viene a la cabeza la película del director sueco Ingmar Bergman, El Séptimo Sello.
Quién haya escuchado el disco podrá entenderme.


3 comentarios

javierfuzzy.blogspot.com dijo...

Compré el vinilo en Discos Bolan, una tiendecita de Bilbao cercana a la plaza del Bombero Etxaniz, hace ya algunos años. El disco es espectacular. Voy a darle un repasito hoy mismo, que hace mucho que no lo pongo.
Saludos,
JdG

Benet dijo...

Javier de Gregorio: Disfrútalo. Vale la pena darle un repaso de cuando en cuando. Momento wagneriano.

José Ramón dijo...

Este disco lo escuche en los 80 junto con algunos de tangerine Dream y me enganché a este estilo cósmico. En los últimos años se ha ido reeditando su discografía y he ido completandola. Destaco sobre todo Moondawn y en general todos sus discos de los 70