LOS IMPRESCINDIBLES DEL ROCK PROGRESIVO (XCI): PROCOL HARUM 'PROCOL HARUM'




Este disco es una evidencia de que el Rock Progresivo ya existía antes de In The Court Of Crimson King. Una muestra del nivel y la creatividad que había a finales de los 60 gracias bandas como Procol Harum. Banda de culto donde las haya, Procol Harum se formó en 1967 cuando Gary Brooker, Robin Trower y B.J.Wilson decidieron dejar The Paramounts. Nada más formada la nueva banda, grabaron el éxito A Whiter Shite Of Pale y su primer álbum, Procol Harum.















En este artículo, me concentraré en su primer álbum, una auténtica joya musical. Con un sonido único y con gran personalidad que le confiere, especialmente, el teclado de Gary Brooker y la guitarra de Robin Trower, Procol Harum sobresale como una de las grandes obras de los 60. Nada más hay que escuchar piezas como Cerdes (outside the gates of), Homburg, A Christmas Camel o Repent Walpurgis para darnos cuenta de que estamos ante algo diferente. He leído en más de alguna ocasión clasificar este disco como psicodélico pero... no sé... puede que se le clasifique como tal pero a mí me suena diferente a lo que estaban haciendo The Beatles por aquellos años y otras bandas mucho más clasificables dentro de la psicodelia. Su mezcla de rock con pasajes de música clásica los introduce mucho más en el Rock Progresivo. Y es que Procol Harum eran únicos y, para mí, una de las bandas más originales de finales de los sesenta gracias, como he dicho más arriba, a Gary Brooker arrancando melodías de Bach con su órgano y a un hendrixiano guitarrista, Robin Trower.





Discutir sobre si su primer álbum es el mejor, es algo ya muy personal. Mi preferido puede que sea A Salty Dog, su tercer disco y del cual ya hablé en esta misma serie, pero hay que reconocer que su opera prima es grandiosa y, sobre todo única y original.




1 comentario

JUAN CARLOS RUSTARAZO VICENTE dijo...

Hola amigo,

Estoy de acuerdo contigo, puede ser que tenga ciertos rasgos en ocasiones, que lo podrían dentro del saco de los psicodélicos, pero sus incursiones en la música clásica y la forma de abordar el órgano los coloca, según mi opinión, dentro de la génesis del rock sinfónico y progresivo mucho antes de lo que se dice, corría el año 67 y aunque no se utilizaba el mellotrón todavía, la semilla estaba puesta, como ocurría con otra banda The Nice.

La discografía de este grupo es tremenda, así como su desconocimiento, una pena. No se cual de ellos es mi preferido, es difícil decirlo, tal vez Shine on Brightly.