LOS IMPRESCINDIBLES DEL ROCK PROGRESIVO (XCIV): THE MOODY BLUES 'A QUESTION OF BALANCE'




El sexto álbum de The Moody Blues, lanzado en 1970 y precedido por obras maestras como In Search of the Lost Chord o To Our Children's Children's Children, ambos comentados en esta serie, es una maravilla musical única. Y digo única porqué A Question of Balance, dejando algo de lado la psicodelia de sus álbumes anteriores, nos ofrece una combinación de sencillez y belleza que lo hace distinto. Ciertamente, he de decir que me cuesta comentar A Question of Balance ya que es tan único y tan irrepetible que se me hace complicado definirlo. Fue el primer disco que escuché de esta banda y no os podéis hacer a la idea lo que sentí cuando escuché How is it (We Are Here), su segunda pieza. Tan sólo os pido un favor, ¡escuchadla! y entenderéis el porqué me cuesta escribir. ¿Cómo definiríais esta incommensurable pieza? Ciertamente difícil, ¿no? De repente, pasas de la primera pieza, ya de por sí impresionante para ir a dar con ésta y... no sabes lo que te pasa.
Intentas escribir, lo que hago ahora mientras escucho el disco y de repente frenas, sin saber porqué, aturdido ante lo que escuchas.



Pero no acaba aquí la experiencia, seguidamente vienen piezas como And the Tide Rushes In, Don't You Feel Small o Tortoise and the Hare que consiguen mantener casi intacto el aturdimiento que te provoca How Is It (We Are Here) y de aquí, de joya en joya hasta que aparece Melancholy Man y aquí si que ya caes en un éxtasis del cual te va a costar salir. Éxtasis en que vas entrando desde los primeros acordes de la primera pieza, Question, que se te dispara con la segunda pieza y, para mí, lo mejor del disco, hasta que llega la última The Balance, que te devuelve suavemente a la realidad.

Otra cosa, que no se me olvide: si podéis haceros con la versión en vinilo. Lo digo por la irrepetible y alucinante portada. Es un disco que hay que escucharlo sin prisas, degustándolo poco a poco con la portada en las manos. Lo probáis y me contáis, los que no lo hayáis experimentado, está claro.



Personalmente In Search of the Lost Chord, To Our Children's Children's Children y A Question of Balance conforman la gran trilogía de esta excepcional banda. Son tres álbumes que no deben faltar jamás en cualquier discografía. Totalmente imprescindibles.



4 comentarios

Javier de Gregorio dijo...

Totalmente de acuerdo con tu opinión. Hay algo en este disco, como en los primeros que comentas de la banda, que te dejan paralizado. No puedes, o es muy difícil, hablar de ellos con un mínimo de objetividad. Más que las palabras son los sentimientos provocados por unas imágenes, incomprensibles por su belleza, las que toman las riendas de la situación. Entra en escena lo invisible y vuelve del revés nuestros conceptos más o menos arraigados.
Tengo el vinilo e, igualmente coincido contigo, cuando escucho este disco no puedo soltar la carpeta de las manos. Es un conjunto de cosas las que aparecen al unísono, música, palabras, imágenes, sueños, breves e intensos momentos de feliz descontrol.
Saludos,
JdG

antonilópez dijo...

Hola. Termino de leer este estupendo artículo y me he animado a escuchar estos tres discos y pegarles un repaso. Para empezar ya los tengo cargados en el MP3 y este finde les daré una escucha.
Hace mucho tiempo que no los escucho.

Un saludo.

DJ Walken dijo...

Tres grandes discos Benet, On the threshold of a dream también es muy bueno muy del estilo sgt peppers, entre el pop rock y el progressive

Benet Rockfloyd dijo...

Javier de Gregorio: Grandes palabras las tuyas. Coincido totalmente.

antonilópez: Pues te espera un gran finde con estas tres joyas.
Haces bien en recuperarlas.

DJ Walken: On the Threshold es muy, muy bueno. Lo estoy considerando para esta serie.